¿Cuál es la importancia de que Jesús sea completamente hombre?

Jesucristo, Hombre, Profecías, Dios, Biblia, Mesías, Cristo, Jesús, Yeshúa
Pixabay


Jesús no era un semidiós, mitad hombre, mitad Dios. Él era completamente hombre en todos los sentidos. Pero al mismo tiempo Él existió como una de las facetas de la Trinidad mientras caminaba en esta tierra.

Es difícil entender las implicaciones de que Jesús es humano, pero es importante para nosotros.

Aquí hay tres implicaciones de que Jesús es hombre que afecta significativamente la forma en que vivimos hoy.

1. Vivió como nosotros deberíamos vivir

Jesús era hombre Sin embargo, en cada ocasión mostró el impulso para vivir bajo las disciplinas espirituales que se nos dan hoy. Oró regularmente, estudió y aplicó la Palabra de Dios, y se movió en dependencia del poder del Espíritu Santo.

Jesús es nuestro mejor ejemplo de vida correcta, demostrándonos que se puede hacer.

Escuché que algunas personas abandonan lentamente las disciplinas espirituales porque son "solo humanas".

Pero Jesús también era humano. Pero fielmente mantuvo las disciplinas y se adhirió fielmente al Padre y al Espíritu. Podemos y debemos hacer lo mismo.


2. Él superó lo que podemos superar

Jesús había vencido al mundo (Juan 16:33) aun cuando era completamente hombre. Él superó las tentaciones del pecado y la lucha por permanecer puro y santo para demostrarnos que es posible. Si bien no somos Jesús, somos tan humanos como lo fue antes y, sin embargo, él superó el patrón del pecado.

Claro, necesitamos tiempo para progresar, pero nunca debemos permanecer complacientes y pensar que no podemos vivir vidas santas. Dios está en el proceso de santificarnos y ayudarnos a través de Su Espíritu Santo.


3. Él se identifica con nuestro sufrimiento

Juan 1:14 nos dice: "Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, la gloria como del único Hijo del Padre, lleno de gracia y de verdad".

Debido a que Jesús era carne en la tierra, experimentó todo lo que experimentamos y aún tenemos que experimentar.

Sabía lo que era estar enfermo, tener hambre, estar cansado e incluso morir. Con eso, Jesús empatiza con nuestro dolor y sufrimiento. Él sabe lo que es pasar por las cosas que atravesamos. Él entiende porque pasó por las mismas cosas por las que pasamos ahora. Más importante aún, Él ha encontrado y nos ha dado una manera de vencer y ofrecerlo libremente si ponemos nuestra fe en él.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.