5 Causas más comunes por las que nunca logramos hacer el Ayuno Espiritual

Pixabay

Por Roger Casco Herrera

Hace ya más de tres años que publiqué '¿Cómo y Por qué debo realizar el Ayuno Espiritual?', uno de nuestros artículos más completos, mejor compartido, más valorado y comentado por email, redes sociales o en nuestro sitio, y de los más buscados en Internet cuando se trata del ayuno espiritual.

En está oportunidad permítame compartir con usted las cinco razones más comunes por las que nunca podemos cumplir con el Ayuno Espiritual que nos hemos propuesto: 

1. El Hambre: Es una de las principales causas por la que muchos cristianos no ayunan o nunca lo han realizado. Y la verdad es que comer es delicioso, tener el estómago satisfecho o lleno es una satisfacción casi plena, y realmente no existe algo semejante hablando en términos humanos que le sustituya. Pero, quienes nos hemos beneficiado de ejecutar un ayuno espiritual conocemos que es mucho más placentero que cualquier pastel imposible de flan y chocolate.

Siempre me hacen la misma pregunta: ¿Sí tengo hambre está mal hecho el ayuno?, Por supuesto que no, sin embargo, existe la posibilidad que así sea. En el artículo primero he explicado que siempre habrá la sensación de tenerla, pero está puede ser momentánea y pasajera al ser contrarrestada por la alimentación espiritual.

Conocí personas que durante toda su vida cristiana han terminado el ayuno simplemente al tener hambre, como señal que era suficiente. Pero eso siempre ocurre a escasos minutos de haber pasado la hora matutina del desayuno, de manera que no tienen sentido, y por ello, no cumple el sacrificio del ayuno, y por lo demás, nunca ha experimentado un verdadero Ayuno de Dios.

Por lo general, incluyéndome, el hambre es indicativo que falta pan espiritual. Por ello, nos sumergimos en un culto personal para buscar y disfrutar del mensaje de Dios. Es sólo allí en ese sumergimiento en la búsqueda de la presencia de Dios que somos satisfechos. Parece imposible, ilógico, irracional, pero se cumple. Es por la mismísima razón que nuestro Señor Jesús (Yeshúa), tan sólo lea Mateo 4:2:

"Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre". (RV1960)


2. Nuestra Actitud: Aunque usted no lo crea, no es el hambre la primera causa del poco éxito al emprender un ayuno espiritual, se trata de la actitud. ¿Cómo es su disposición, comportamiento o estado de ánimo al hacer el ayuno?, ¿desesperado por que termine, preocupado por que no lo logrará, pensativo sí no se desmayará o enfermará, esperanzado que nadie lo invite a comer...?  Sabe, tiene que disfrutarlo. Sea como sea, ya porque ayuna por una petición específica o por la necesidad de más conocimiento de Dios y el Cordero en su vida. Usted debe disfrutarlo. Recuerde que el ayuno es la invitación de Dios a su banquete espiritual. Dios no quiere la actitud de sufrimiento y derrotada cuando hace ayuno. Miré lo que Dios quiere según la profecía de Zacarías 8:19:



3. Organización: Muchos no tienen el problema de actitud y enfrentan muy bien el hambre cuando ayunan. Pero evadir a la familia, las invitaciones de amistades y compañeros de trabajo, entre otros... es su debilidad.

Lo que usted necesita es organización. Muchos temen rechazar (o quitarle la bendición) cuando alguien convida o invita un bocado de comida. Por favor, no se sienta como los 'hipócritas' al decirle muy educadamente a esa persona, "Muchas gracias, pero estoy indispuesto. No puedo aceptarlo en está oportunidad"... Y sí es de confianza dígale que "está apartado para el Señor" o "que está en un ayuno espiritual".

¿Por qué dije como los 'hipócritas'? Se debe a Mateo 6:16:

"Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa". (RV1960)

Recuerdo que cuando estaba más joven y vivía con mi madre, era muy difícil hacer ayuno. A primeras horas de la madrugada ella ya tenía preparado el desayuno para toda la familia, y aquel individuo que no comía sabría las duras consecuencias por no disfrutar de su esfuerzo amoroso. De hecho, era muy difícil para mí evadir la comida de mi madre. Tan calientita, tan rica, tan sabrosa.

Orando una noche antes y preparándome para ayunar a la mañana siguiente, le dije "Señor ¿qué hago? No quiero ser como los hipócritas que andan diciendo que están en ayuno. Y tampoco quiero hacer sentir mal a mi madre. No quiero rechazar su comida".

Para aquellos años realmente era muy literal en algunas de mis interpretaciones. Por supuesto, era un neófito. Pero, esa noche mientras oraba el Espíritu Santo me dijo: "organízate". Así que me levanté de la cama y le dije: "Mamí, mañana no desayunaré. Por favor, no me preparé comida. Debo ayunar y buscar a Dios con todo mi corazón". Sabe, obtuve no solo la aprobación de su parte sino que también su bendición.

No nos engañemos. Cuando su corazoncito comienza abrir la boca para que sepan que usted es pesado en el ayuno, o que lo hacen tantas veces a la semana, usted es un hipócrita. Por que su fin es la vanagloria. A eso se refiere el contexto bíblico de Mateo 6:16.

De manera que sí usted prepara a su madre, esposa, o amigos íntimos que ese día 'X' usted no puede aceptar invitaciones debido a que estará ayunando, no ninguna hipocresía sino para que lo respalden.

Sí va a ayunar prepare a su gente.


4. El Tiempo: Siempre me dicen: "No tengo el tiempo para ayunar ¿Qué hago?". Es cierto que en el primer artículo expuse que se requiere de un "culto personal" para el ayuno. Es decir, "tiempo par apartarse del mundo común y las actividades cotidianas para buscar a Dios". Pero, toda regla tiene su excepción.

La intención de apartarse de todo lo ordinario y de la rutina es con fines más productivos. Pero eso es rarísimo en el mundo que vivimos y dependerá mucho más de las condiciones de vida que tengamos.

Planifique un ayuno para los días con menos carga de trabajo. Despierte más temprano de lo común y haga su devocional e inicie el ayuno. Tampoco significa que usted deba hacer un ayuno total, o de todo el día. Puede programarse para hacerlo sólo por la mañana hasta la hora del almuerzo en el caso que sea total. O uno parcial con agua y frutas para todo el día... O realizarlo en su día de descanso. Todo requiere sacrificio. Aproveche bien el tiempo.

Efesios 5:16 - "Aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos". (RV1960)


5. La Salud: Antes expliqué que debemos hacer un ayuno espiritual cuando gozamos de buena salud, o que se encuentre estable. Y que sí está muy enfermo no debe hacerlo, no es recomendable. De lo contrario, consulte con su médico. Y más sí es una persona que pasa muy medicado, mucho más para hablar con el experto de la medicina general o de especialidad y seguir su recomendación. Recuerde que los médicos también aconsejan el ayuno -pero no el espiritual obviamente-.

Sin embargo, muchas veces como cristiano, como hombres y mujeres de fe en Cristo Jesús, nos sentimos retados por medio de la misma a realizar un ayuno contra todo. Sea para sanidad, liberación, una petición o la necesidad de una respuesta divina...

Sólo usted y Dios saben lo que pueden hacer por medio de su fe. Y sí usted siente fuertemente y está en capacidad de fortaleza espiritual como para hacerlo, entonces, hágalo. Pero antes de ello, infórmese y prepárese con todos los detalles necesarios para el tipo de ayuno que pretende. No sea que salga más perjudicado que bendecido.
5 Causas más comunes por las que nunca logramos hacer el Ayuno Espiritual 5 Causas más comunes por las que nunca logramos hacer el Ayuno Espiritual Reviewed by Roger Casco Herrera on septiembre 13, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Image Link [https://1.bp.blogspot.com/-PFR-oKUrlDQ/V_QUp1aB4_I/AAAAAAAAd5c/Ar6LiV4Rse8NNFQDRUL9LaHUPJkpvQV6QCLcB/s1600/rcascoherrera%2Bautor%2Bescritor%2Bpastor%2Bconferenciante%2Bministro%2Bmaestro%2Bb%25C3%25ADblico%2Bsiervo%2Bde%2Bjesucristo%2Bprofec%25C3%25ADa%2Bprofeta%2Bdones%2Bespirtiuales%2Broger%2Bcasco%2Bherrera.jpg]

Author Name [Roger Casco Herrera]

Author Description [Pastor general de la Iglesia Bíblica de Jesús (IBJ), escritor del libro apologético "Su NOMBRE ¿Jesús o Yeshúa?" (considerado por la crítica: un estudio de alta erudición que explica las razones por las cuales decimos Jesús en lugar de su nombre hebreo), Peregrino de Israel en 2008, autodidacta y maestro bíblico de ministerios ¿Quién es Jesucristo? (+504 9820-2424 WhatsApp)]



Facebook Username [rcascoherrera]

Twitter Username [rcascoherrera]

GPlus Username [+RogerCasco]

Pinterest Username [none]

Instagram Username [none]