El origen de la fecha del 25 de Diciembre


Por Dr. Efraín Lemus
Iglesia de Cristo Adonaí
Extracto de la Monografía - Cronología del nacimiento e infancia de Jesús : Subtema: Origen de la fecha del 25 de diciembre

La fecha del 25 de diciembre que celebran hoy en día gran parte de los creyentes en todo el mundo fue adoptada como fiesta cristiana a partir del siglo IV. d. C., y no tiene base histórica alguna. Debe recordarse que fue una política de la iglesia sustituir las fiestas paganas por conmemoraciones cristianas. Para el 25 de diciembre se celebraban las llamadas Saturnalias, que los cristianos cambiaron para conmemorar la llegada al mundo del Señor.[36] Como confiesa Agustín de Hipona, las antiguas fiestas paganas fueron asumidas, con cambios de nombre, para satisfacer a las masas paganas cristianizadas que deseaban mantener sus festivales gozosos.[37] En Roma las fiestas de las saturnalias, salpicaban con excesos la vida de la población. En las Galias, la Dinamarca y los países celtas, se ofrecía sacrificio a los dioses y de acuerdo a la tradición druida, se colgaban cabezas de oso, o de los guerreros enemigos, en el árbol sagrado, que solía ser un encino o un pino. (De ahí proviene la tradición del pinito y esferas de Navidad.).

Los orígenes de ésta celebración, se ubican en las costumbres de los pueblos de la antigüedad que celebraban durante el solsticio de invierno (desde el 21 de diciembre), alguna fiesta relacionada al dios o los dioses del sol, como Apolo y Helios (en Roma y Grecia), Mitra (en Persia), Huitzilopochtli (en Tenochtitlan), entre otros. Algunas culturas creían que el dios del sol nació el 21 de diciembre, el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo. En otras culturas se creía que el dios del sol murió ese día, sólo para volver a otro ciclo.

Los romanos celebraban el 25 de diciembre la fiesta del "Natalis Solis Invicti" o "Nacimiento del Sol invicto", asociada al nacimiento de Apolo. El 25 de diciembre fue considerado como día del solsticio de invierno, y que los romanos llamaron bruma; cuando Julio César introdujo su calendario en el año 45 a. C., el 25 de diciembre debió ubicarse entre el 21 y 22 de diciembre de nuestro Calendario Gregoriano. De esta fiesta, los primeros cristianos tomaron la idea del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesucristo. Otro festival romano llamado Saturnalia, en honor a Saturno, duraba cerca de siete días e incluía el solsticio de invierno. Por esta celebración los romanos posponían todos los negocios y guerras, había intercambio de regalos, y liberaban temporalmente a sus esclavos. Tales tradiciones se asemejan a las actuales tradiciones de Navidad y se utilizaron para establecer un acoplamiento entre los dos días de fiesta.[38]

En ampliación a lo antes dicho, cabe mencionar, que la gran mayoría de personas, sean religiosas o no, tienen algún conocimiento sobre la Navidad. A muchos se nos ha dado la fecha del 25 de diciembre como la fecha plausible del nacimiento de Jesús. En este sentido, son muchos los que se envuelven en el espíritu navideño, año con año, para celebrar tal acontecimiento. Buena parte de la cristiandad está involucrada desde tiempos remotos y hasta la actualidad en esta celebración mundial. Sin embargo conviene saber la verdad respecto de esta fecha. El día de Navidad no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de Juan Crisóstomo y Gregorio de Nacianceno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad de Jesús.[39] El siguiente artículo nos proporciona documentación histórica invaluable:

La fiesta pagana más estrechamente asociada con la nueva Navidad era el Saturnal romano, del 17 al 23 de diciembre, en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes. Al mismo tiempo, se celebraba en el norte de Europa una fiesta de invierno similar, conocida como Yule, en la que se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor de los dioses para conseguir que el sol brillara con más fuerza. Una vez incorporados estos elementos, la Iglesia añadió posteriormente en la edad media el nacimiento y los villancicos a sus costumbres. En esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones. Todo esto tuvo un abrupto final en Gran Bretaña cuando, en 1552, los puritanos prohibieron la Navidad. Aunque la Navidad volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.
 
La familiar imagen de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes, es una invención estadounidense de estos años, aunque la leyenda de Papá Noel sea antigua y compleja, y proceda en parte de san Nicolás y una jovial figura medieval, el espíritu de navidad. En Rusia lleva tradicionalmente un cochinillo rosa bajo el brazo. Actualmente, la Navidad es una fiesta más profana que religiosa. Es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares. En Occidente se celebra la Misa del gallo en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales.[40]
 
La Navidad hoy en día es una fiesta consumista. La gente es arrastrada de aquí para allá por el espíritu navideño, todo mundo se va de compras a gastar y gastar -hasta lo que no tienen- con el ánimo de estar a la altura de los lujos de los demás. Las Tarjetas de crédito y los grandes negocios de la comida, los adornos, el vestir, los licores, la música, y los regalos, entre otros, hacen millones y millones a costa de la compulsiva compra de la gente. La gente viaja de Sur a Norte y de Este a Oeste en todo el Globo terráqueo para estar presente en su casa o en un lugar donde pueda disfrutar con los suyos de tan sinigual fiesta. Muchos cristianos igualmente se involucran en el mismo espíritu y aunque para dar sus diezmos y ofrendas en la iglesia no tengan dinero siempre tendrán para participar en el espíritu navideño. Curiosamente en esa fecha todo mundo se vuelve muy amigable. Personas que durante todo el año se condujeron de manera insípida y altanera con sus semejantes para los días navideños se vuelven joviales y comunicativas. Si el hecho de recordar o celebrar el cumpleaños de Jesús cambiara sus vidas sería maravilloso, pero la triste realidad es que después de terminadas estas fiestas se quedan con los mismos sinsabores y la cartera vacía y es cuando bajan del mundo ideal al mundo real...
 
 
Origen del culto pagano al Árbol de Pino 
 

Una fábula babilónica decía que Semiramis, la madre de Tammuz, afirmaba que durante una noche, un árbol verde se desarrolló de un tronco muerto. El tronco muerto supuestamente representaba a su esposo muerto, Nimrod, ¡y el árbol de pino llegó a ser el símbolo de que Nimrod había revivido en la persona de Tammuz! La idea se propagó y se desarrolló tanto que muchas naciones tienen sus propias leyendas de árboles sagrados. Entre los druidas, los egipcios, los romanos (los cuales adornaban sus árboles con cerezas rojas durante La Saturnalia), los escandinavos y muchos más. Y al igual que otros ritos paganos, fueron absorbidos por el «cristianismo». Asimismo lo fue el uso del árbol de Navidad. El árbol de Navidad recapitula la idea del culto con sus bolas brillantes en símbolo del sol...Y todas las festividades del invierno pagano han sido incorporadas al día de la Navidad. [Festivales, días santos y días de santos, p. 222]. En no menos de 10 referencias bíblicas, el árbol verde es asociado con la idolatría y culto falso [Deut. 12:2; 1ª Reyes 14: 23; 2ª Reyes 16:4; 17:10]. Naturalmente las gentes de la época de Jeremías, como lo indica el contenido este pasaje, estaban realmente haciendo un ídolo del leño, no queremos decir que en nuestros tiempos la gente pone el árbol de Navidad en sus hogares o iglesias para «adorar» a un árbol. Lo que estamos diciendo es que el uso del árbol de Navidad es claramente algo traído del paganismo en una forma modificada.[44]


Intercambio de Regalos 
 

Cuando uno les pregunta a los cristianos que celebran la Navidad, respecto a cuál es su fundamento bíblico para adoptar la moda común de hacerse regalos unos a otros en tal fiesta, sus respuestas son que los magos llevaron regalos al niño Jesús. Sin embargo, un análisis breve de Mateo 2:11, nos enseña que los magos no llegaron a intercambiar regalos con nadie. Ellos llevaron presentes de Oro, Incienso y Mirra, porque era costumbre de aquel tiempo, que cuando alguno se presentaba ante un rey llevarle presentes (1 Rey. 10:2, 10). Ellos, desde que salieron de las regiones de Persia, sabían que iban a adorar al Rey de los judíos, por tal razón, dispusieron escoger los mejores presentes de que disponían, a fin de que al llegar a su destino ponerlos delante del REY. Es indudable que en este acto sublime de adoración al Rey cada presente tenía un profundo significado y misterio. Por ejemplo, el Oro representaba la naturaleza Divina e incorruptible de Jesús; el Incienso simbolizaba las oraciones e intercesiones que Jesús habría de hacer por Su pueblo, Sus discípulos y por la humanidad (Jn. 17; Ap. 8:3-4); la Mirra, significaba el sufrimiento que Jesús habría de pasar en Su propósito de salvar al mundo con Su muerte en la Cruz.

Por donde quiera que se vea, no hay ningún respaldo exegético en el pasaje de Mateo 2:11 para validar la práctica del intercambio de regalos en la fiesta de la Navidad. Aquí una vez más se puede ver como se distorsiona la verdad. El único lugar en que la Escritura menciona el intercambio de regalos, es en Apocalipsis capítulo 11. Allí encontramos que la gente está celebrando la muerte de los Dos Testigos de Dios que fueron matados por la Bestia. Es tal su euforia por la muerte de estos dos Santos Profetas -según indica el texto bíblico-, que se enviaron regalos unos a otros (Ap. 11:10). Es una lástima, que hoy en día muchos creyentes se enrolen, con tanta facilidad, en estas tradiciones de origen pagano, asumiendo equívocamente que todo esto es del agrado de Dios, sin siquiera verificar el origen de tales costumbres. Debería ser suficiente para la cristiandad de hoy el semejante ejemplo de desobediencia del pueblo de Israel en Canaán. El terrible pecado de Israel consistió en que aun y cuando se les había advertido de no adoptar las costumbres de los pueblos paganos (Lev. 18:3, 30; 20:23, Dt. 18:19), de acuerdo al Salmo 106 fue lo primero que hicieron, provocando con ello el enojo de Dios (Sal. 106:35)...
 
El origen de la fecha del 25 de Diciembre El origen de la fecha del 25 de Diciembre Reviewed by Roger Casco Herrera on febrero 20, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Image Link [https://1.bp.blogspot.com/-PFR-oKUrlDQ/V_QUp1aB4_I/AAAAAAAAd5c/Ar6LiV4Rse8NNFQDRUL9LaHUPJkpvQV6QCLcB/s1600/rcascoherrera%2Bautor%2Bescritor%2Bpastor%2Bconferenciante%2Bministro%2Bmaestro%2Bb%25C3%25ADblico%2Bsiervo%2Bde%2Bjesucristo%2Bprofec%25C3%25ADa%2Bprofeta%2Bdones%2Bespirtiuales%2Broger%2Bcasco%2Bherrera.jpg]

Author Name [Roger Casco Herrera]

Author Description [Pastor general de la Iglesia Bíblica de Jesús (IBJ), escritor del libro apologético "Su NOMBRE ¿Jesús o Yeshúa?" (considerado por la crítica: un estudio de alta erudición que explica las razones por las cuales decimos Jesús en lugar de su nombre hebreo), Peregrino de Israel en 2008, autodidacta y maestro bíblico de ministerios ¿Quién es Jesucristo? (+504 9820-2424 WhatsApp)]



Facebook Username [rcascoherrera]

Twitter Username [rcascoherrera]

GPlus Username [+RogerCasco]

Pinterest Username [none]

Instagram Username [none]