¿Por qué Dios nos compara con Ovejas?


Por Roger Casco Herrera
Maestro Bíblico de Ministerios ¿Quién es Jesucristo? 

Por favor, leamos los siguientes pasajes bíblicos:

Mateo 9:35-37 RV1960: Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.

Mateo 18:11-13 RV1960: Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron.

Mateo 25:31-33 RV1960: Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

1 Pedro 2:24-25 RV1960: quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados. Porque vosotros erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas. 

Juan 10:11 nos permite concluir rápidamente que nuestro Pastor es Jesús de Nazaret. Así como el Padre mismo lo ha sido por largo tiempo para Israel (Salmo 23).

Por otro lado, ¿quiénes son las ovejas? Aunque existen dos rediles de Ovejas, indubitablemente conocemos que se trata de nosotros, la Iglesia y de Israel.

Juan 10:15-17 RV1960: así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.

Pero ¿Por qué Dios nos compara con Ovejas? En un estudio anterior "El León de la Tribu de Judá versus el León Rugiente" compartí con ustedes un claro ejemplo sobre las comparaciones que hace Dios con los animales, en esa oportunidad el por qué Él con un León de Judá; y Satanás con un León Rugiente.

En la web Granjas de Esclavos, encontramos el siguiente aporte:

"Las ovejas son animales gregarios, dulces y sensibles, emocionalmente complejos y muy inteligentes, establecen relaciones íntimas con sus crías y otros miembros de su especie ya que permanecen en sus grupos para protegerse de los depredadores. A las ovejas les encanta el contacto físco y que las acaricien.

Según un reciente estudio publicado en la revista Nature por Keith Kendrick profesor de la Universidad de Greshman de Londres, las ovejas pueden distinguir entre las diferentes expresiones de otros animales pudiendo detectar los cambios en los rostros, también descubrió que pueden reconocer y distinguir entre al menos 50 individuos diferentes y recordar acontecimientos e imágenes durante un periodo de hasta dos años. Las ovejas no olvidan facilmente lo que hace que puedan recordar y revivir una situación traumática durante mucho tiempo. Según este estudio "las ovejas pueden ser capaces de usar el mismo sistema para recordar y responder emocionalmente a las imágenes de individuos ausentes que los humanos".

Me gustaría ampliar un poco más sobre las características de este animal:

Juan 10:1-6 RV1960: De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Más al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños. Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.

Otro estudio realizado esta vez por el profesor John Webster de la Universidad de Bristol indica de que al igual que los humanos, expresan emociones de manera visible. Cuando expresan estres por ejemplo, muestran señales de depresión al igual que los nosotros. También las ovejas experimentan miedo cuando se les acerca un extraño o cuando son separadas de sus familas o grupos sociales con quienes establecen fuertes lazos emocionales. El corazón de las ovejas late más rápido cuando no pueden ver a miembros de su grupo lo que es un claro indicativo de miedo. 

Las ovejas tienen una vista muy corta, puede decirse que son miopes; temerosas y tontas, exteriorizan sus traumas fisicamente, un ejemplo de ello es al golpearse: llorán caen al suelo como inutiles y parece que no pueden más, entonces interviene el Pastor para recogerla tomarla en sus manos, la masajea y le ofrece con su voz la confianza que necesita para levantarse y continuar luego del trauma, y reintegrarse con el redil; dependen casi totalmente de un Pastor; un extraño puede paralizarlas del miedo con su voz hasta morir debido al estrés que pueden despedir, la voz de su Pastor es fortaleza, seguridad y confianza.

No podemos negar que éste era un animal que abundaba en Israel, y aunque existían otros, el Señor sigue comparándonos con las ovejas, ¿por qué?

Nosotros los que habitamos en las áreas urbanizadas desconocemos en mucho el comportamiento de la oveja.

En la primera imagen se aprecia una gorda y joven oveja lanuda incluso parece fuerte pero no es así, es un animal muy frágil, al esquilarla (quitarle la lana) queda un animal completamene diferente, se ve delgado y puede verse hasta feo, pero sobretodo resalta toda su fragilidad.

Un animal inútil verdaderamente, que no puede valerse por si mismo, depende tanto del Pastor. Otro ejemplo es que si queda atascada y/o ensartada en una cerca o arbusto, no puede salirse: necesita que el pastor la rescate.

Las ovejas no pueden andar solas, se mueren de terror, debido que no puede tampoco defenderse, es una fácil presa de otros animales feroces.

No obstante, esta dependencia al Pastor, la convierte en un animal obediente, siempre esta atenta a la voz y a la dirección de “su” pastor. No obedece la voz de cualquier pastor, sino que atiende sólo a la del suyo. El pastor las lleva a veces a pastar guiándolas con una vara alta, llamada cayado, y a veces las reúne en un espacio cercado, llamado redil.


Así es, nosotros con o sin Cristo en nuestros corazones somos ovejas: frágiles, torpes, ciegos, inútiles y aunque nos creemos muy fuertes o muy capaces somos una bola de temores y nervios por dentro. Necesitamos tanto la gracia divina y la intervención de Dios para continuar, dependemos del Señor y, cual ovejas, tampoco nos valemos por nosotros mismos, aunque, engañados, podamos pasarnos toda nuestra vida, tratando de ser independientes de Dios, tratando de valernos por nosotros mismos.

Si nos enredamos en nuestra vida espiritual, necesitamos de nuestro Pastor y El nos rescata y nos coloca sobre su hombro, igual que a la oveja perdida, para llevarnos al redil (Lc. 15, 4).

No podemos andar solos, “como ovejas descarriadas” (1 Pe. 2, 25), pues corremos el riesgo de ser devorados por los lobos que están siempre al acecho. Reconociéndonos dependientes, podemos ser totalmente obedientes a la Voz y a la Voluntad de nuestro Pastor.

Cuando ya hemos reconocido su voz, ni debemos ni podemos obedecer la voz de ladrones, que andan saltando por los rediles simulando ser pastores para llevarse a las ovejas. Nuestra confianza se ha depositado plenamente en el Buen Pastor, Jesús.

Su vara y su cayado nos infunden aliento. Él nos orienta y guía por el camino que debemos andar. Sólo con Él nos sentimos seguros en esos verdes pastos que nos hacen descansar y nos conduce a las ricas aguas para reparar nuestras fuerzas, llamándonos por nuestro nombre con su suave y dulce voz.
“El Señor es mi Pastor, nada me falta” (Sal 23).
¿Por qué Dios nos compara con Ovejas? ¿Por qué Dios nos compara con Ovejas? Reviewed by Roger Casco Herrera on agosto 17, 2014 Rating: 5

4 comentarios


  1. "La idea de dios implica la abdicación de la razón humana y de la justicia humana; es la negación más decisiva de la libertad humana y lleva necesariamente a la esclavitud de los hombres, tanto en teoría como en la práctica"Mijaíl Bakunin

    ResponderEliminar
  2. Vuelvo a leer esta nota terrorífica de un perro ovejero...que busca la aniquilación del ser humano....

    ResponderEliminar
  3. EXCELENTE ANERA DE ENSEÑAR LA ESENCIA DEL CREYENTE..REALMENTE ASÍ SOMOS. PARA NUESTRO BIEN TENEMOS AL BUEN PASTOR JESUCRISTO QUE SU VIDA DIO POR SUS OVEJAS...AMÉN

    ResponderEliminar

Image Link [https://1.bp.blogspot.com/-PFR-oKUrlDQ/V_QUp1aB4_I/AAAAAAAAd5c/Ar6LiV4Rse8NNFQDRUL9LaHUPJkpvQV6QCLcB/s1600/rcascoherrera%2Bautor%2Bescritor%2Bpastor%2Bconferenciante%2Bministro%2Bmaestro%2Bb%25C3%25ADblico%2Bsiervo%2Bde%2Bjesucristo%2Bprofec%25C3%25ADa%2Bprofeta%2Bdones%2Bespirtiuales%2Broger%2Bcasco%2Bherrera.jpg]

Author Name [Roger Casco Herrera]

Author Description [Pastor general de la Iglesia Bíblica de Jesús (IBJ), escritor del libro apologético "Su NOMBRE ¿Jesús o Yeshúa?" (considerado por la crítica: un estudio de alta erudición que explica las razones por las cuales decimos Jesús en lugar de su nombre hebreo), Peregrino de Israel en 2008, autodidacta y maestro bíblico de ministerios ¿Quién es Jesucristo? (+504 9820-2424 WhatsApp)]



Facebook Username [rcascoherrera]

Twitter Username [rcascoherrera]

GPlus Username [+RogerCasco]

Pinterest Username [none]

Instagram Username [none]