Cambiar de Iglesia

¿Cuándo debe dejar su iglesia?

Dejar una iglesia no es algo que se debe hacer a la ligera. Mucha gente abandona su iglesia por asuntos que no tienen importancia. Dejar una iglesia en donde se predica sana doctrina debido a desacuerdos por simples asuntos de preferencia, no es una buena razón para dejar dicha iglesia. A los cristianos se les manda respetar, honrar, y obedecer a aquellos a quienes Dios a puesto en posiciones de liderazgo en la iglesia (He. 13:7, 17).

Sin embargo, hay ocasiones en las que es necesario salir de una iglesia por causa de la consciencia de uno o por la obligación de obedecer a Dios y no a los hombres. Ciertas circunstancias incluyen:

  • Si desde el púlpito se está enseñando herejía en una verdad fundamental (Gá. 1:7-9).
  • Si los líderes de la iglesia toleran doctrina con errores serios, de cualquier persona a quien se le ha dado autoridad para enseñar (Ro. 16:17).
  • Si la iglesia es conocida por un menosprecio descarado de las Escrituras, tal como el negar la disciplina de miembros que están en pecado abierto (1 Co. 5:1-7).
  • Si una vida impía es tolerada en la iglesia (1 Co. 5:9-11).
  • Si la iglesia está muy lejos del patrón bíblico para la iglesia (2 Ts. 3:6,14).
  • Si la iglesia se caracteriza por la hipocresía, afirmando de labios para afuera el cristianismo bíblico pero rehusándose a reconocer su poder verdadero (2 Ti. 3:5).

Esta lista no tiene la intención de sugerir que estas son las únicas circunstancias bajo las cuales se permite a la gente dejar una iglesia. Ciertamente no tiene nada de malo cambiar la membrecía de uno solo porque otra iglesia ofrece mejor enseñanza o más oportunidades para el crecimiento y servicio. Pero aquellos que transfieren su membrecía por dichas razones, deben ser sumamente cuidadosos en no sembrar discordia o división en la iglesia que están dejando. Y estos cambios deben ser hechos rara vez. La membrecía en una iglesia es un compromiso que debe tomarse seriamente.


MALAS RAZONES PARA DEJAR LA IGLESIA

Hay muchas buenas razones por qué la gente decide salirse de una iglesia. Pero también hay algunas muy malas razones que tienen un gran potencial para lanzar una iglesia a un abismo de desánimo. Considere lo siguiente como razones potencialmente inválidas para salirse de una iglesia evangélica que cree en la Biblia.

  1. La iglesia es una organización de voluntarios. Puedo tomarla o dejarla. ¡Esto es equivocado! Dios llama a su iglesia una “familia”, la novia de Cristo, el Cuerpo de Cristo. Cuando nos unimos a una iglesia local, hacemos votos que nos mueven de “voluntarios” a “un miembro de la familia”. lo siguiente es el punto de vista de Dios de una persona que viola sus votos: Eclesiastés 5:4-5, “Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas”. Hacer votos de membresía y luego quebrantarlos por razones no-bíblicas, es pecado. Existen razones válidas por qué una persona no puede mantener sus votos. Las circunstancias pueden cambiar. Pero una actitud irresponsable de “puedo tomarlo o puedo dejarlo” hacia la iglesia local no es una razón válida.
  2. El predicador no es muy bueno. Él es muy aburrido y monótono. ¿es el don del predicador una buena razón suficiente para dejar la iglesia? No necesariamente. A menos que ese hombre aburrido esté enseñando herejías tú puedes y debes aprender de él. Jonathan Edwards era un predicador que no tenía carisma. Sin embargo, Dios lo usó como un canal de un avivamiento a mediados del año 1700. La predicación es un “evento profético.” En el contexto corporal del servicio a Dios, la enseñanza autoritativa de la Palabra debe ser central. Es verdad que la predicación es falible –los predicadores cometen errores. Nosotros a veces malinterpretamos la Palabra. Nuestra teología madura. (hay algunas cintas viejas de mis predicaciones que me gustaría quemar. Están escondidas en el ático). Pero cuando un hombre prepara su corazón para predicar y estudia intensamente la Palabra de Dios, siempre y cuando él interpreta la Palabra apropiadamente, hay una palabra de parte del Señor para ti y tú debes recibirla. La predicación no es entretenimiento. Es un asunto santo. Siempre y cuando un hombre predica la verdad de las Escrituras, un evento profético toma lugar. Hay tres elementos en el arte de la predicación. El “logos” es la verdad doctrinal de la Palabra de Dios. El “ethos” es la aplicación práctica de esa palabra. Y, “pathos” es la pasión con la cual la Palabra es comunicada. “Pathos” o pasión es un medio maravilloso hacia un fin más grandioso –la proclamación de la Palabra de Dios. Si esa mecha no está en tu predicador o pastor no significa que la Palabra está ausente. La gente frecuentemente es atraída a un predicador con fuertes habilidades de comunicación sin importarles mucho el contenido. La habilidad del predicador para mantener la atención de la congregación con historias entretenidas ha llegado a ser la medida de efectividad en lugar del contenido del mensaje. Tal vez lo líderes deberían animar al predicador a pasar más tiempo preparando la predicación y estudiar el arte de la predicación “pathos” quitándole otras responsabilidades menos importantes. No hay nada de lo que él hace que sea más importante que predicar la Palabra. La efectividad de un predicador se mide por los tres elementos mencionados. Pero el peso o el énfasis debe ser puesta en el “logos” y el “ethos.” Debemos permitir a la persona que se desarrolle como un comunicador efectivo. No seas un “saltarín” de iglesias que busca constantemente el “mejor show del pueblo.” En lugar de eso, ora, ora, ora para que tu pastor comunique efectivamente la Palabra de Dios. Y también considera que tú puedes estar “bloquendo” la predicción al mantener un pecado en tu propia vida o un conflicto sin resolver. No culpes al predicador demasiado pronto.
  3. La iglesia no está supliendo mis necesidades. ¡Espera un momento! ¿Cuál es tu definición de la “iglesia”? ¡Tú eres la iglesia! De manera que cuando dices que la iglesia no está supliendo tus necesidades, tú estás diciendo “yo no estoy supliendo mis necesidades” Y, ¿quién es responsable de suplir tus necesidades? El apóstol Pablo dice, “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19). Antes de dejar tu iglesia local porque tus necesidades no están siendo satisfechas, considera cómo puedes tú suplir las necesidades de los otros. Si cada miembro de tu iglesia local usara sus propias habilidades y dones para suplir las necesidades de los otros, las personas de la iglesia y la comunidad serían los más grandes beneficiarios. Me pregunto cuántos cristianos en el principio del cristianismo dejaron su iglesia local porque los “programas no eran muy buenos” El modelo bíblico para un ministerio efectivo está en Efesios 4:11-15. “11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”. En otras palabras, ¡ya crece!
  4. No me gusta la manera en que le iglesia está usando nuestro dinero. ¿en realidad las ofrendas son TU dinero? ¿no es dinero de Dios? Cuando entras en el edificio de la iglesia, ¿se encienden los focus? ¿están la calefacción o el aire acondicionado funcionando? ¿llevaste cargando tu propio asiento a la iglesia? ¿quién se aseguró que los baños estuvieran limpios y que hubiera jabón y servilletas de papel disponibles? ¿quién pagó por todo esto y por todo lo demás? La iglesia –y espero que esa seas tú. En lugar de usar tu dinero como una “herramienta de poder” (“No voy a dar dinero hasta que se hagan las cosas a mi manera”) déjale saber tus desacuerdos a la gente apropiada y en la manera correcta. Tal vez necesitas un mejor entendimiento de la visión del liderazgo o ellos podrían usar tu ayuda para desarrollar un presupuesto mejor y más eficiente.
  5. No estoy de acuerdo con la dirección de la iglesia. En lugar de dejar la iglesia, trata de entender la visión. Si te vas de la iglesia con mala información, te vas bajo pretensiones falsas y pecaminosas. El “cambio” siempre es doloroso. Pero el no “cambiar” es estancarse. Cuando la vision de la iglesia cambia o es modificada, tal vez tú no te puedas sentir “llamado” a esa visión. Entonces puede ser que lo mejor es que cambies de iglesia. Pero pregúntales de la manera correcta. Tu puedes decir de una manera respetuosa y con una mente abierta, “Pastor, no entiendo lo que está sucediendo con estos cambios. ¿podría ayudarme a entender?” Antes de que te vayas de la familia de tu iglesia toma un año para trabajar mano a mano con el liderazgo de tu iglesia. Asegúrate que tu desacuerdo está basado en razones bíblicas, y no en preferencias personales o temor al cambio (“nunca lo hemos hecho así, por eso debe estar mal”).
  6. No necesitamos más edificios, debemos enfocarnos en misiones y evangelismo. La iglesia local es tu campo de entrenamiento para prepararte para que seas una presencia redentora en tu círculo de influencia. Cuando dejas el estacionamiento de la iglesia, es cuando tú entras en tu campo misionero. Cuando tú conectas efectivamente tu cultura con el evangelio al ser esa presencia redentora, es muy probable que tu congregación local va a crecer y se necesitará más espacio. Esto no debería ser un “o hacemos esto o aquello”, sino algo que se debe hacer.
  7. La iglesia está muy enfocada en números. Sé honesto con tus razones por las cuales te ofendes con el énfasis en crecimiento. Algunas veces la gente tiene miedo de que sus propias necesidades no van a ser satisfechas si viene mucha gente a la iglesia. O tal vez alguna visita se siente en “tu” banca, o tal vez te sea difícil encontrar un lugar en el estacionamiento o algún lugar donde sentarte en la iglesia. El Señor nos dijo que fuéramos a las calles y a los caminos de las ciudades y de las aldeas y que casi los obligáramos a venir para que su casa se llene. Las estadísticas son críticas para la planificación y para el ajuste de planes. Las iglesias pequeñas no pueden hacer algunas de las cosas que pueden hacer las iglesias grandes. ¿por qué no habrías de querer crecer? Efesios 4:16 espera que haya crecimiento, “de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” Ahora, si tú piensas que tu propia familia crecería mejor en una iglesia pequeña y que tú puedes ser más efectivo ministrando en una iglesia pequeña, entonces esa sí podría ser una buena razón para cambiar de iglesia. Pero asegúrate de no condenar tu iglesia por planificar intencionalmente para que haya crecimiento.
  8. La iglesia me ha herido. Alguien una vez dijo “la iglesia no es un museo de santos. Es un hospital de pecadores” Y los pecadores se herirán unos a otros. Antes de que te vayas de tu familia de la iglesia, debes intentar reconciliarte del conflicto. Jesucristo nos anticipó de que nos heriríamos unos a otros cuando Él dijo en Mateo 18:15-17 “15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano”. Los conflictos deben ser manejados de la manera más privada posible. Pero si no puede haber resolución entonces debe ser dicho a la iglesia. Aún así, la meta es la restauración de los personas en conflicto. Algunas veces no se trata de un asunto de pecado sino de filosofía de vida o problema relacional. Nosotros no tenemos que estar de acuerdo siempre. Algunas veces es sabio partir la compañía. Pero si piensas que tú debes de irte, vete en paz, vete calmadamente, y vete de una manera positiva. Sobre todo, no mientas acerca de las razones por las que te vas y cambies tus razones después de que te hayas ido.
  9. La iglesia está tratando de parecerse demasiado al mundo. Vivimos en una era postmoderna y aún en una era post-cristiana. Mucho de lo que funcionaba antes ya no funciona ahora. Lo que años atrás definíamos como “parecerse demasiado al mundo”, no se aplica el día de hoy. Aún cuando pueda sentirse más cómodo. Ten cuidado de cómo defines lo “espiritual”. ¿Qué haría el apóstol Pablo con el Internet? ¿Qué quería decir él cuando dijo “a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos?” ¿Cómo podemos alcanzar a los niños que están acostumbrados a las cosas visuales y juegos de alta tecnología? ¿Podemos mantenernos firmes al evangelio Y al mismo tiempo ser relevantes a nuestra cultura? Por supuesto que podemos y por supuesto que debemos. La creatividad y el ingenio están en tu iglesia. No guardes estas cosas en una caja solo porque el dejarlos fuera implica un riesgo.
  10. No me gusta la música, prefiero los himnos. ¿Alguna vez terminará la guerra acerca de la música? Años atrás, nuestro hijo Marcos de 16 años, quien murió en un accidente de auto en 1993, vino a mí y me dijo, “Papá, quiero tocar mi batería en la iglesia” Yo le dije que no. Me preguntó la razón por qué no. “Porque yo lo digo” parecería irrelevante, entonces le dije “Marcos, simplemente porque nosotros no tocamos la batería en la iglesia” Me sentí como un idiota cuando me dijo, “entonces, ¿dónde puedo tocar mi batería si no la puedo tocar en la iglesia?” De manera que le permití a Marcos y a sus hermanos tocar un par de alabanzas en la iglesia. Para poder cumplir nuestra visión de alcanzar las generaciones que se están levantando, la directiva decidió que tendríamos una mezcla de música tradicional y contemporánea en los domingos en la mañana. A mí no me gusta toda la música en los servicios de adoración. Pero a muchos les gusta y adoran al Señor cantando. ¿Seré tan egoísta que no puedo ceder algunas de mis preferencias para la edificación del Cuerpo? Perdimos gente importante quienes nos acusaron de tener conciertos de rock los domingos en la mañana. En lugar de ceder sus propias preferencias para usar su entrenamiento como mentores de jóvenes creyentes, se fueron de la iglesia. Pero a partir de ese miserable inicio nuestro ministerio de música ha hecho una explosión. Músicos que nunca pensaron que podían usar sus habilidades musicales en un servicio de adoración ahora están ayudando a dirigir el servicio con sus instrumentos. Lo que estoy diciendo es esto – la música es un asunto de gustos y preferencias. Cada generación tiene sus guerras acerca de la música. Es crítico enseñar a nuestros niños los himnos viejitos que son ricos en teología para que podamos descubrir maneras de renovarlos, crear nuevos, y seguir adelante. Esta guerra se ha peleado y ha existido por mucho tiempo.
Estas razones para no dejar la iglesia no son exhaustivas pero espero que éstas puedan iniciar un debate acerca de la definición bíblica de lo que es una iglesia y cómo debemos tomar seriamente el privilegio y la responsabilidad de la membresía de la iglesia.
 
Cambiar de Iglesia Cambiar de Iglesia Reviewed by Roger Casco Herrera on julio 14, 2014 Rating: 5

No hay comentarios

Image Link [https://1.bp.blogspot.com/-PFR-oKUrlDQ/V_QUp1aB4_I/AAAAAAAAd5c/Ar6LiV4Rse8NNFQDRUL9LaHUPJkpvQV6QCLcB/s1600/rcascoherrera%2Bautor%2Bescritor%2Bpastor%2Bconferenciante%2Bministro%2Bmaestro%2Bb%25C3%25ADblico%2Bsiervo%2Bde%2Bjesucristo%2Bprofec%25C3%25ADa%2Bprofeta%2Bdones%2Bespirtiuales%2Broger%2Bcasco%2Bherrera.jpg]

Author Name [Roger Casco Herrera]

Author Description [Pastor general de la Iglesia Bíblica de Jesús (IBJ), escritor del libro apologético "Su NOMBRE ¿Jesús o Yeshúa?" (considerado por la crítica: un estudio de alta erudición que explica las razones por las cuales decimos Jesús en lugar de su nombre hebreo), Peregrino de Israel en 2008, autodidacta y maestro bíblico de ministerios ¿Quién es Jesucristo? (+504 9820-2424 WhatsApp)]



Facebook Username [rcascoherrera]

Twitter Username [rcascoherrera]

GPlus Username [+RogerCasco]

Pinterest Username [none]

Instagram Username [none]