Si ya he Muerto con Cristo y ya estoy con Él ¿Para qué necesito la Resurrección?


Por el hermano Roger Casco Herrera
Maestro, escritor y predicador fundador de Ministerios ¿Quién es Jesucristo?

Pregunta: Si ya he muerto con Cristo y ya estoy con él ¿Para qué necesito la Resurrección?

Antes de iniciar la lectura le invitamos a que trate de responder la pregunta.

Luego de hacer esta pregunta a muchos hermanos de la Comunidad de Fe, he visto que se trata de una de las preguntas que pocos saben responder. Recuerdo la primera vez que la escuche. Por poco me hace tambalear, nunca se me había cruzado por la cabeza esta pregunta. Sin embargo, luego de guardar silencio y pensar el Espíritu Santo me llevo a la respuesta.

Probablemente muchos de nosotros no hayamos meditado en la importancia de la Resurección en nosotros. Quizá, si en la de nuestro Señor pero no en nosotros.

Comúnmente los maestros y predicadores hemos hecho mucho énfasis en la maldición de la carne, y el pecado que habita en nuestros cuerpos. Dando a la malinterpretación que este cuerpo esta lleno de maldad y pecaminoso. Inclusive hasta no importante para el plan de Dios. Sin embargo, se nos olvida que antes de esto, está escrito que fuimos hechos a la imagen y semejanza de Dios (Gén 1:26). Es decir, que nuestra Alma, nuestro Espíritu y nuestro Cuerpo son parte del perfecto diseño divino de su imagen en nosotros. Pero, ¿qué tiene que ver esto del Cuerpo con la Resurección?

Si esta escrito que cuando morimos el alma va al Cielo o al Infierno, el espíritu vuelve a Dios, y el cuerpo duerme enterrado en la Tierra. ¿Cuál es el premio de la resurección en Cristo para nosotros?, ¿Cuál es el sentido de la resurección como promesa para nosotros? Se trata del cuerpo. Es verdad que sí morimos con Cristo ya estamos seguros con él, pero sin nuestro cuerpo.

Recuerde que Jesús no es el primer hombre en haber resucitado, inclusive en nuestros días hay hombres que han resucitado, pero, que su cuerpo haya resucitado y este mismo haya ascendido al cielo, ninguno. Sino que han resucitado pero nuevamente su cuerpo vuelve al polvo y su alma al lugar de espera. En cambio, Cristo Jesús nos demuestra con y en su propio cuerpo que el premio del misterio de la resurrección es que esperemos la promesa que seremos como él.

Él es la cabeza del cuerpo,  que es la iglesia.  Él es el principio,  el primogénito de la resurrección,  para ser en todo el primero. (Col 1:18 NVI)

Jesús es el primogénito de la resurrección, porque es el único que esta a la diestra del padre con su cuerpo carnal. Esta escrito también que carne y sangre no herederan el reino de los cielos (1Co 15:50). Entonces, ¿cómo es posible que Jesús este con su cuerpo en el Reino de los Cielos? Es porque su cuerpo ha sido dignificado y santificado por medio de la resurrección. Esta es la promesa de la resurrección para nosotros. Que nuestro cuerpo así como Cristo está a la diestra del Padre así estaremos nosotros con él.

Por eso esta escrito que daremos cuenta de todas las acciones que hagamos con este cuerpo; y:

Por tanto,  ya que ellos son de carne y hueso, él también compartió esa naturaleza humana para anular,  mediante la muerte,  al que tiene el dominio de la muerte --es decir,  al diablo--, (Heb 2:14 NVI)

Que Dios mismo,  el Dios de paz,  los santifique por completo,  y conserve todo su ser --espíritu,  alma y cuerpo-- irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. (1Ts 5:23 NVI)

Les declaro,  hermanos,  que el cuerpo mortal no puede heredar el reino de Dios,  ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible. Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar:  No todos moriremos,  pero todos seremos transformados, en un instante,  en un abrir y cerrar de ojos,  al toque final de la trompeta.  Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible,  y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que vestirse de lo incorruptible,  y lo mortal,  de inmortalidad. Cuando lo corruptible se vista de lo incorruptible,  y lo mortal,  de inmortalidad,  entonces se cumplirá lo que está escrito:  "La muerte ha sido devorada por la victoria". (1Co 15:50-54 NVI; Isa 25:8)

Ahora podemos entender que la promesa de la resurrección es la transformación de nuestros cuerpos. Cuando morimos aún no estamos completos, puesto que el cuerpo duerme en espera del Juicio Final donde seremos elevados a la estatura del varón perfecto en nuestros cuerpos. Es entonces, donde, mi carne es decir mi cuerpo pecaminoso se vestira de incorruptibilidad y mi muerte de eternidad, y me uniré enteramente con mi alma, espíritu y cuerpo para la alabanza final de todos los tiempos. ¡Aleluya!

Más información en Ministerios de Enseñanza ¿Quién es Jesucristo?
Si ya he Muerto con Cristo y ya estoy con Él ¿Para qué necesito la Resurrección? Si ya he Muerto con Cristo y ya estoy con Él ¿Para qué necesito la Resurrección? Reviewed by Roger Casco Herrera on abril 03, 2014 Rating: 5

No hay comentarios

Image Link [https://1.bp.blogspot.com/-PFR-oKUrlDQ/V_QUp1aB4_I/AAAAAAAAd5c/Ar6LiV4Rse8NNFQDRUL9LaHUPJkpvQV6QCLcB/s1600/rcascoherrera%2Bautor%2Bescritor%2Bpastor%2Bconferenciante%2Bministro%2Bmaestro%2Bb%25C3%25ADblico%2Bsiervo%2Bde%2Bjesucristo%2Bprofec%25C3%25ADa%2Bprofeta%2Bdones%2Bespirtiuales%2Broger%2Bcasco%2Bherrera.jpg]

Author Name [Roger Casco Herrera]

Author Description [Pastor general de la Iglesia Bíblica de Jesús (IBJ), escritor del libro apologético "Su NOMBRE ¿Jesús o Yeshúa?" (considerado por la crítica: un estudio de alta erudición que explica las razones por las cuales decimos Jesús en lugar de su nombre hebreo), Peregrino de Israel en 2008, autodidacta y maestro bíblico de ministerios ¿Quién es Jesucristo? (+504 9820-2424 WhatsApp)]



Facebook Username [rcascoherrera]

Twitter Username [rcascoherrera]

GPlus Username [+RogerCasco]

Pinterest Username [none]

Instagram Username [none]