BUSCAR AQUÍ Y ENCONTRAR MÁS ARTÍCULOS

20 may. 2013

Jesús toca a mi Hijo

Jesús y los niños. 13 Empezaron a llevarle niños a Jesús para que los tocara, pero los discípulos reprendían a quienes los llevaban. 14 Cuando Jesús se dio cuenta, se indignó y les dijo: «Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. 15 Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él.» 16 Y después de abrazarlos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos (Marcos 10:13-16 NVI).
Cada día delante de nuestros ojos nuestros hijos crecen demasiado rápido. Y cuando somos creyentes en Cristo Jesús observamos como el mundo y el adversario podrán hacer uso de su debilidad carnal ante su enorme influencia.
Sin embargo, es hoy, ahora mismo, cuando nosotros podemos llevarles hacia el camino de nuestro Señor Jesucristo. Simplemente somos los maestros de su discípulo o su siervo, somos más que consejeros y asesores espirituales que le motivaran e invitaran con nuestro testimonio hacia una búsqueda de Dios.
No obstante, ellos serán los únicos responsables de encontrarse con Jesús. Ellos deben conocerle y Él revelarseles. Por ello, conforme al pasaje de Marcos pídamos por nuestros hijos:
Señor Jesús, toca a mi Hijo, abrazalo y no lo sueltes, bendicelo y pon tus manos sobre él para que nunca sepa lo que es estar sin ti. Llevale hacia Dios y que te conozca. Permítele que abrá su corazón para entregarse a tí. Amén
Créditos: ¿Quién es Jesucristo?  

0 default-disqus

Deje su comentario!